Cartografía

La imagen de la Torre cuenta con una iconografía muy rica desde la época alto medieval hasta el siglo XVIII. Los mapamundis y las cartas náuticas constituyen un testimonio muy interesante que debe ser analizado porque ofrece una visión muy sugerente de este particular monumento. Además, el hecho de que haya funcionado como faro durante tantos siglos determina que tenga una presencia notable primero en los portulanos y más tarde en las cartas náuticas que utilizaban los navegantes en sus desplazamientos.

En la Alta Edad Media, cuando la tradición cosmográfica del mundo antiguo se pierde y con ella el interés por el rigor científico, en la España mozárabe surge un nuevo tipo de mapa que se caracteriza por ofrecer una visión legendaria y simbólica del mundo conocido. En este contexto nacen los llamados mapamundi, ligados a los beatos, unos códices que datan de los siglos X y XIII que contienen los Comentarios al Apocalipsis atribuidos al Beato de Liébana. En este contexto, el mapamundi ilustra los territorios que hay que evangelizar y la adjudicación de éstos entre los apóstoles. Todos los mapas conservados parecen derivar de un mismo modelo, de ahí las coincidencias que existen entre ellos.

Siguiendo la visión isidoriana, se trata de mapas orientados, es decir, oriente es el punto cardinal situado en la parte superior del mapa, en la clave está ubicado el Paraíso claramente reconocible por la iconografía que presenta: casi invariablemente, Adán y Eva, el árbol y la serpiente. Aunque no siempre, suelen dibujarse los cuatro ríos que brotan del paraíso y van a desembocar al mar periférico. Sus nombres eran Tigris, Éufrates, Geón y Fisón. Asia ocupa la parte superior del mapa y está separada de los otros dos continentes por grandes cursos de agua de sur a norte: el Nilo, el Helesponto, el mar Negro, el mar de Azov y el río Don. En la parte inferior del mapa está África a la derecha y Europa a la izquierda, separada por una lengua de agua que es el Mediterráneo.

Más información sobre Cartografía [.PDF]