Iconografía

La imagen de la Torre de Hércules es una imagen viva y omnipresente que está íntimamente ligada a la ciudad de A Coruña hasta tal punto que resulta difícil identificar a ésta si no se recurre al faro. La Torre preside los escudos del Ayuntamiento, de la Diputación, de la Universidad, de la mayor parte de los colegios profesionales y de las asociaciones culturales y deportivas coruñesas, pero también podemos encontrar su imagen en las losetas que pavimentan las principales calles de la ciudad, en las farolas del paseo marítimo, en todo el mobiliario urbano, en adornos florales de los jardines, decorando las tartas de una de las más conocidas confiterías herculinas o convertida en el trofeo Teresa Herrera. La presencia de la Torre es también evidente en el callejero y en la toponimia de la zona, así como en los nombres de empresas y negocios herculinos. Estamos hablando, por lo tanto, de una imagen que identifica a la ciudad y que es símbolo de un pasado milenario que desde junio de 2009 es reconocido como un bien de valor universal excepcional y forma parte de la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

El valor emblemático de la imagen de la Torre está documentado a finales del siglo XV, cuando ésta se convierte en el símbolo de la ciudad, en su emblema, en un icono innumerables veces repetido en soportes de muy distinta naturaleza como sellos de placa, ejecutorias, cartas náuticas, escudos y marcas de propiedad del Ayuntamiento que se distribuyen por toda la ciudad. Pero con anterioridad se conocen imágenes interesantísimas del monumento como el mapamundi del Beato del Burgo de Osma (ca. 1085) o la Carta Hereford (ca. 1280), donde aparece el “Farum Brigantium” como símbolo del finis terrae del mundo conocido.

Más información sobre Iconografía de la Torre [.PDF]