Situación jurídica

La Torre de Hércules es, además de un Bien de Interés Cultural (BIC), un faro. Como señal marítima cumple una función de auxilio a la navegación. El órgano competente para la atención de la señalización marítima es el Ministerio de Fomento, dentro de este Ministerio es la Autoridad Portuaria de A Coruña la que se encarga del mantenimiento de la señal (Art. 36. c. Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante), por ser el puerto de A Coruña de los calificados como de interés general y mantener el Estado competencia exclusiva sobre él (Art. 20 a. Constitución Española, 27 de diciembre de 1978).

Conforme a la vigente Ley de Costas, el entorno inmediato de la Torre de Hércules es de dominio público marítimo-terrestre y depende del Ministerio de Medio Ambiente.

Si bien el Ministerio de Fomento es el propietario y el órgano tutelar de la Torre de Hércules en cuanto que es un faro y el Ministerio de Medio Ambiente el responsable de los terrenos del entorno inmediato, será el Ministerio de Cultura el que tiene la responsabilidad en cuanto que es un monumento (Declarado Monumento Histórico-Artístico el 4 de junio de 1931), y según la Ley del Patrimonio Histórico Español (Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español) debe velar por su protección. Estas competencias fueron traspasadas a la comunidad autónoma (Ley 8/1995 del Patrimonio Cultural de Galicia) pero según el art. 6.d. de la citada Ley el Ministerio de Cultura se reserva las competencias al ser un bien propiedad del Estado y está gestionado por la Administración estatal.

Al Ministerio de Fomento le corresponde la gestión de la Torre Hércules, pero el 21 de agosto de 1995 firmó un convenio con el Ayuntamiento de A Coruña por el que la Autoridad Portuaria cedió la utilización interior de la Torre de Hércules al Ayuntamiento para que se encargara de su gestión turística como monumento. (Anexo C1)

La Autoridad Portuaria se reservó todas aquellas competencias que le corresponden en la Torre de Hércules en su función de faro y se comprometió a su mantenimiento, conservación y dotación del personal adecuado para la consecución de esa función.